Consejos sobre Especificaciones de Lavado

Una parte importantísima del trabajo que desarrollamos en Limonade se basa en el reacondicionamiento de las prendas con las que trabajamos para poder ofrecéroslas en las mejores condiciones posibles. Dentro de ese trabajo de reacondicionamiento está incluido el lavado y secado, y como muchos de vosotros nos habéis consultado por las especificaciones de lavado de algunos de nuestros productos hemos decido dedicar un post a hablar de ello.

La ropa vintage es per se ropa que nos llega del pasado, de un pasado en el que la ropa se lavaba en su mayoría a mano y los tejidos no estaban preparados para el movimiento mecánico y relativamente agresivo de las lavadoras. Es por esto por lo que nos encontramos habitualmente con etiquetas de “no lavar” o de “lavado en seco”. ¿Qué podemos hacer en ese caso? Y, ¿en qué consiste exactamente el lavado en seco?

La limpieza en seco es un proceso de lavado que utiliza como “detergente” principalmente el disolvente químico sintético Percloroetileno, también conocido como tetracloroetileno o PERC, que se convertirá tras su utilización en un lodo o residuo sólido que contiene disolventes halogenados (código LER 14 06 04). Ya te puedes imaginar lo perjudicial que es esto para el medio ambiente.

Afortunadamente, desde hace unos años las autoridades públicas han ido poniendo restricciones al uso del Percloroetileno, con la intención de que éste desaparezca completamente a medio plazo. Paralelamente a esta medida, han ido surgiendo alternativas a la limpieza en seco mucho más respetuosas con el medio ambiente, como el Wet Cleaning (o lavado húmedo) o procesos de lavado en seco más ecofriendly que utilizan disolventes alternativos y que son más eficientes energéticamente.

Pero para nosotras existe otra alternativa al lavado en seco, de la que sólo las prendas hechas de piel o gamuza están excluidas (para las prendas de piel o gamuza también existen alternativas, pero ya hablaremos sobre ello en otro post). El lavado a mano.

Todas las prendas que vendemos que están hechas de lana, seda o algodón (y en cuya etiqueta se indica “lavar en seco” o “no lavar”) han sido lavadas a mano, con la firme convicción de es ésta la alternativa más ecológica. Así que, te animamos a que sigas nuestra recomendación, eso sí, utilizando siempre agua fría, movimientos delicados y un proceso de secado bien pensado que evite que la prenda se deforme.

Además de todo lo dicho, hemos de tener presente que el lavado, secado y planchado de una prenda supone una gran parte del impacto de la misma sobre el medioambiente y es nuestra responsabilidad reducir este porcentaje al mínimo. Desde Limonade estamos haciendo todo lo posible por conseguirlo utilizando técnicas de lavado meditadas, evitando siempre el uso de secadoras y planchando únicamente las piezas que lo necesitan. Pero además queremos darte todas las recomendaciones pertinentes para que puedas seguir mimando tu ropa en casa de la forma más respetuosa con el medio ambiente posible, tanto como nosotras lo hemos hecho.

¡Larga vida a nuestra ropa y larga vida a Limonade Vintage!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *