Primer día en Limonade

EL ESTRENO DE LIMONADE

Cuando preparas con tanta dedicación y emoción un proyecto, es fácil pensar que el resultado va a distar mucho de la expectativa generada por esa inevitable ilusión inicial. Y con ese “miedo”, que nos hacía tener los pies sobre la tierra, arrancamos el pasado 15 de septiembre nuestro proyecto. Un proyecto que llevamos mimando especialmente los últimos meses, aunque nos lleva acompañando desde muy atrás.

Pero cuando tu estreno tiene lugar en un sitio como El Sexto Pino que, además de estar lleno de encanto y buen gusto, tiene una filosofía con la que te sientes tan identificada, lo demás viene rodado.

Una filiosofía que va más allá de modas. Porque la moda vintage, para nosotras, no solo es exclusividad o nostalgia romántica, también es una forma de entender el consumo. Un consumo más responsable, que pone el acento en la calidad y no en la cantidad y en la toma de conciencia de cómo nuestro consumo repercute de forma directa en el impacto sobre el medioambiente, y por tanto sobre nuestro futuro.

Y de todo esto va el slowfashion

Pero ya hablaremos sobre eso en otro post, en este queremos hablar de todas esas personas que hicieron posible que nuestro “gran día” se conviertiera en algo tan especial.

Y es que nada habría sido igual sin el maravilloso gusto musical de Nando, que convirtió un evento de moda en el mejor guateque de la ciudad.  Tampoco habría sido lo mismo sin el maravilloso catering de proximidad que nos preparó Tano, llenando nuestros estómagos de deliciosos sabores locales y de temporada (los que estuvisteis allí sabéis de lo que hablamos). Como no, a Julio, que gracias a él y a su cámara podemos compartir con vosotros los recuerdos de ese día que ya forman parte de la historia de Limonade. Y nuestro infinito agradecimiento a Adri, Álex y Pedro, de Nunatak, que después de vivir tantas aventuras junto a nosotras, también nos quisieron acompañar en ésta que acaba de empezar.

Por supuesto tampoco habría sido lo mismo sin vosotros, todos nuestros viejos y nuevos amigos, que dedicasteis la tarde del 15 de septiembre a hacernos muy felices.

No nos podemos olvidar de Isi, que nos abrió las puertas  de El Sexto Pino y lo convirtió en nuestra casa por un día.

A todos mil gracias y larga vida a la moda sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *